martes, 20 de noviembre de 2012

Las elecciones catalanas en clave ecológica: El PSC

Aunque electoralmente e ideológicamente no estén atravesando por su mejor momento, el PSC disputa ser la segunda fuerza electoral de Catalunya. Todas las encuestas pronostican una perdida masiva de votos y de escaños, pero el Partido Socialista de Catalunya seguirá siendo casi seguro una de las fuerzas más importantes del parlamento.

Sostenibilidad: obligaciones y oportunidades económicas

La sostenibilidad como motor para crear trabajo. Impedir privatización de los recursos naturales. Invertir en transporte público colectivo. Luchar contra los desahucios.

El PSC empieza el punto sexto de su programa electoral, el referente a la sostenibilidad, denunciando que esta ha sido la peor legislatura en materia territorial desde la reinstauración de la Generalitat.

Recuerda, como ejemplo de las políticas de Artur Mas, el fallido proyecto del Eurovegas mediante el cual ejemplifica la visión especulativa del gobierno de CIU.

A continuación, reclama el cuarto cinturón, obviando que este proyecto ha recibido duras críticas de muchos ayuntamientos y grupos ecologistas que denuncian precisamente el despropósito ecológico de este proyecto.

Después de criticar la ineficacia en la gestión del gobierno de CIU de las cercanías ferroviarias y de no haber reaccionado a la aprobación de la ley de costas del Partido Popular.

En materias ambientales en sentido estricto, critica la política de subidas del precio del agua, el cual ha repercutido en los usuarios y sobretodo la privatización de las aguas del Ter-Llobregat.

Por último critica el recorte presupuestario a los Parques y la gestión de los espacios protegidos y el hecho de que CIU prometiera recortar las zonas ZEPA en el área del canal Segarra-Garrigues (un canal de regadío que está destinado a abastecer de agua la zona central de la provincia de Lérida, pero que con el objetivo de garantizar el hábitat de las aves esteparias se ha limitado el regadío en algunas zonas).

Objetivos del PSC para la próxima legislatura

El PSC propone hacer de la mitigación y la adaptación al cambio climático una prioridad de gobierno y uno de los nuevos grandes motores del país y generadores de puestos de trabajo. Apostar por la transición hacia una economía baja en carbono y elaborar una Ley de Cambio Climático y Energía para establecer objetivos a corto, medio y largo plazo.

Se comprometen a estimular proyectos de eco-rehabilitación, eco-transformación de los procesos industriales, coches eléctricos y Smart City.

También promete apostar por las políticas de transporte colectivo e impedir la privatización de los recursos naturales.

Se compromete a garantizar el cabal ecológico del río Ebro y del Ter, así como de promover un nuevo sistema tarifario en el consumo de agua.

En materia de residuos, apuestan por la reducción de residuos a través de la prevención y de las nuevas tecnologías.

El PSC se compromete a promover una nueva Ley de biodiversidad que sea más flexible  con la actividad cinegética, turística y el aprovechamiento de recursos.

El PSC no da el paso

Sin querer entrar en valorar al proyecto político del PSC, si que cabe destacar la poca ambición ecológica que presentan en su programa político. Quizás porque el partido ecologista por excelencia es ICV-EUiA o quizás porque no le dan la suficiente importancia política o electoral.

Aun así, el programa político en materia ambiental es bastante simple y difuso, centrado en una crítica exacerbada al gobierno anterior, incurriendo en algunas contradicciones (como la de reclamar el cuarto cinturón) y sin especificar en ningún momento como desarrollaran sus propuestas.

Tanto en Catalunya como en España, el PSC-PSOE ha gobernado aunque sólo lo ha hecho en solitario en el gobierno de España. Cabe destacar que durante las dos legislaturas en las que el PSC ha ostentado la presidencia, han pactado con ICV-EUiA (los famosos tripartitos), lo cual ha podido ser un buen complemento ante su falta de políticas ecológicas.

La debacle del PSC, es solo un síntoma de la debacle del PSOE en España y de la socialdemocracia en Europa (especialmente en los países donde la crisis es más latente). La última encuesta del diario ABC le otorga 17 diputados, mientras que la de La Vanguardia entre 17 y 19 (de los 28 que tiene actualmente).

1 comentario:

  1. Tiene sentido, ¿para qué esforzarse en hacer un programa si después van a tener que modificarlo o, como es el caso, no van a poder llevarlo a cabo por hallarse fuera del gobierno?

    ResponderEliminar