jueves, 23 de agosto de 2012

Cuando incumplir la ley te convierte en un referente ético y moral

El gobierno del Partido Popular ha impulsado una ley para excluir del sistema sanitario a los inmigrantes que se encuentran en situación de irregularidad. En una situación de escasez de recursos, se opta por lo tanto por “los de aquí” en detrimento de “los otros”. Bien, ¿Qué es el racismo? Se entiende por racismo el amor o la defensa de la propia raza en detrimento de las demás, es esta por lo tanto una medida claramente racista y que atenta contra los derechos humanos.

Cuando el dinero está por encima de los derechos humanos

Declaración Universal de Derechos humanos:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.” (Artículo 1)

Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.” (Artículo 22)

Un gobierno que no cumple los derechos humanos es un gobierno tirano y déspota. En éste caso, es aún más grave, porque lo hace con el beneplácito de la Unión Europea, que lejos de poner freno a estas medidas las aplaude y exige más control del déficit.

Cuando el dinero está por encima de la Constitución

La derecha española siempre se ha pintado a si misma cómo garante de los derechos y deberes que marca la constitución, pues bien, a día de hoy la constitución sólo sirve para calzar la mesa del despacho del ministro de economía (que por cierto es ejecutivo de Lehman Brothers).

España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.” (Artículo 1)

Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.” (Artículo 9)

Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”. (Artículo 10)

El problema es que, ¿Quién denuncia al Estado cuando incumple sus propias normas? Actualmente nos encontramos en una situación de tal vulnerabilidad social, económica y laboral que el mero hecho de quejarse se convierte en un peligro para la propia vida del que protesta.

¿Porqué se presenta un recurso ante el Tribunal Constitucional por el matrimonio homosexual y en cambio se hace la vista gorda cuando una entidad bancaria desahucia a una familia de su casa? (violando el artículo 47 de la Constitución Española y el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)

Los valores de referencia de la sociedad actual son los valores económicos y por lo tanto el discurso de la ética o de los derechos humanos se reduce a una cuenta de resultados: Beneficios o pérdidas económicas. Por lo tanto, todas las inversiones públicas son vistas cómo costosas independientemente de los beneficios sociales que provoquen.

Cuando incumplir la ley te convierte en un referente ético y moral

La actualidad está salpicada por dos hechos inverosímiles: La acción del SAT y la de Médicos del Mundo.

De la primera ya hablé en un artículo anterior titulado “El derecho a no pasar hambre” así que sólo reiteraré mi apoyo al Sindicato Andaluz de Trabajadores y a su campaña a favor de la dignidad del campesinado andaluz.

La segunda es más reciente, la campaña de Médicos del Mundo para que los trabajadores del sector de la sanidad hagan objeción de conciencia y atiendan a los inmigrantes sin papeles.

Sin duda es un gesto noble, la sanidad no puede estar supeditada a los recursos económicos, debe ser igualitaria y universal para todos los seres humanos.



"Primero vinieron a buscar a los comunistas,
y yo no hablé porque no era comunista.
Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas,
 y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro.
Después vinieron por los judíos,
y yo no hablé porque no era judío.
Después vinieron por mí,
y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí"
(Martin Niemoeller)

No hay comentarios:

Publicar un comentario