lunes, 23 de julio de 2012

A Felip Puig las muertes le salen gratis

Bien, la cosa es clara, los recortes han afectado a la prevención de incendios. Aquéllos que no solamente roban dinero del pueblo (no hay que olvidar que el mismo partido que recorta en sanidad, educación y prevención de incendios tuvo que abonar hace tres días una fianza de 3,3 millones de euros por el caso Millet) recortan en derechos y seguridad a los ciudadanos. Los recortes en seguridad deben responder a rigurosos estudios que demuestren que hay costes superfluos, no deben ser arbitrarios pues responden a probabilidades objetivas.

Que a día de hoy el consejero de interior no haya dimitido por negligencia es una vergüenza, que mañana no sea juzgado por homicidio por imprudencia me parece que dice mucho del mal funcionamiento del sistema judicial y democrático.

Felip Puig, el chamán de la tribu

Un chamán es un individuo al que se le atribuye la capacidad de modificar la realidad (o la percepción colectiva de ésta), comunicarse con los espíritus y presentar habilidades visionarias o adivinatorias.

Sin duda Felip Puig es un claro ejemplo de chamán, pues es capaz de tomar decisiones incluso en contra de la opinión de los expertos. Los bomberos de Catalunya ya advirtieron en este Febrero que los recortes en prevención de incendios forestales dificultaría mucho la protección de los bienes y ciudadanos.





El señor Puig omitió la opinión de los expertos y prefirió imponer su opinión personal (por cierto, estaría bien saber en base a qué informes lo hizo). La respuesta es bien sencilla, ahora que asuma sus consecuencias.

Ni responsabilidad política, ni judicial ni siquiera moral

Cuando un médico desoye las recomendaciones y provoca la muerte de un paciente paga su responsabilidad. Cuando un político hace lo mismo no, ni siquiera se ve moralmente obligado a dimitir.

Un caso obvio fue el de las pelotas de goma. La Comisión Europea instó a España a abandonar el uso de pelotas de goma, pero el ministro de interior obvió la recomendación.

Tras la muerte de Iñigo Cabacas en Bilbao y la pérdida del ojo de Angelo Cilia en Barcelona por un pelotazo de goma, nadie se hizo responsable. No hay nunca responsables, los líderes políticos no se ven obligados ni siquiera a reconocer su error y pagar su responsabilidad política. De hecho, la policía seguirá utilizando pelotas de goma para dispersar manifestantes.

Los recortes en sanidad también han comportado sus víctimas. En el siguiente video del programa “Al rojo vivo” hacen un resumen de los primeros dos casos de muertes por los recortes sanitarios en Cataluña:





La doble moral de los gobernantes

Ayer la mayoría de diarios de España abrían con el siguiente titular: “La malformación del feto no será un supuesto de aborto”. Bien, volveremos a la época del turismo de aborto donde las mujeres deberán viajar a Londres para abortar y no ser tachadas se asesinas.

Aquéllos que defienden la dignidad de la vida por delante de todo criminalizando la actitud de las mujeres que abortan deberían ser igual de inflexibles con los casos que he citado (y todos los que vayan sucediendo) y deberían juzgar por homicidio a aquéllos que con sus decisiones provocan la muerte de sus conciudadanos.

Pero no, los mismos que hablan de “dignidad de la vida”, dejan sin asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles, recortan en sanidad, educación y en prevención de riesgos.

Pues bien, lo siento pero yo no distingo entre edad sexo o raza y por lo tanto no entiendo el porqué de esta doble moral. La reducción del déficit no puede ser a costa de la vida de los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario