sábado, 12 de mayo de 2012

Ecofeminismo (I): Breve introducción al feminismo

¿Hay alguna relación entre los problemas ecológicos y sociales? ¿La dominación del hombre sobre la mujer y sobre el medio ambiente están relacionados? ¿El especismo, el racismo y el machismo son consecuencia de la sociedad patriarcal? ¿El mundo sería mejor si estuviese gobernado por mujeres? Es difícil dar una respuesta única a estas cuestiones.

En el mundo hay una desigualdad de género que se manifiesta en muchos ámbitos de la vida. Uno de los más relevantes es el acceso a los alimentos, las mujeres son las principales víctimas del hambre (las mujeres padecen el 60% de los casos de hambre crónica), aun siendo ellas las que producen la mayoría de los alimentos que consumimos (entre el 60 y el 80% de los alimentos).

Esta desigualdad se debe a la propia dinámica del sistema patriarcal, que invisibiliza el trabajo de la mujer, le niega la propiedad de los medios de producción y le dificulta el acceso a la financiación. Sólo el 2% de la tierra agrícola está en manos de mujeres y sólo tienen acceso al 1% de los créditos agrícolas mundiales.

Otro dato relevante es la brecha salarial, según datos del propio INE, las mujeres cobran de media un 22% menos que los hombres o lo que es lo mismo, las mujeres deberían trabajar 80 días más al año para cobrar lo mismo que sus compañeros. No estoy hablando de un país islámico, ni de un país dictatorial, son datos de la España de 2012.

Por lo tanto, podemos concluir que, tanto en el mundo desarrollado cómo en los países en desarrollo, la lucha feminista sigue teniendo motivos para continuar.

Para entrar en materia, debemos preguntarnos ¿Qué es el feminismo?: Es un movimiento social y político iniciado a finales del siglo XVIII que supone la toma de conciencia de las mujeres cómo grupo de la opresión, dominación y explotación de que son objeto en la sociedad.

Aunque anteriormente he afirmado que se inició a finales del siglo XVIII, me refiero a un inicio “formal”, que comporta que las mujeres adquieran una conciencia de grupo. Probablemente el feminismo ha existido siempre. A lo largo de la historia las mujeres de forma individual o colectiva se han quejado de la desigualdad de género, pero sin articular (ni en la teoría ni en la práctica) un movimiento que luche por sus derechos.

Algunos estudios apuntan a que faltan todavía unos 400 años para lograr la igualdad de género si avanzamos al ritmo actual. Es necesario por lo tanto una revolución cultural muy profunda que ayude a romper los viejos estigmas culturales de la sociedad patriarcal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario