sábado, 17 de marzo de 2012

Río+20 (I): ¿Cómo está el mundo antes de Río+20?

En la serie de artículos titulada “La respuesta de los gobiernos al cambio climático” he narrado el camino que ha seguido la política internacional desde que la comunidad científica evidenció que la actividad humana estaba detrás del cambio climático hasta la última conferencia de las partes celebrada hasta el momento (Durban, 2011). La gran pregunta es: ¿Qué debemos esperar de las siguientes cumbres climáticas?

Es una pregunta difícil, pero la tendencia está claramente marcada: En la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (conocida popularmente cómo Cumbre de la Tierra Río +20) se pondrá sobre la mesa el concepto de “Economía Verde” cómo la salida a la crisis climática actual.

Río+20 se celebrará del 20 al 22 de Junio del 2012, veinte años después de la mítica cumbre de Río 1992 y diez después de la de Johannesburgo del 2002. Asistimos por lo tanto a un acontecimiento histórico: La cuarta Cumbre de la Tierra (la primera se celebró en Estocolmo en 1972).

El futuro de la humanidad no se decidirá en Río de Janeiro, pero las decisiones que se tomen allí pueden afectar directamente a las formas de vida de muchas generaciones.

¿Cómo está el mundo antes de Río+20?

Antes de analizar las diferentes propuestas que se van a discutir en la cumbre, es necesario hacer un diagnostico de la situación actual.

La lucha contra el cambio climático, la lucha contra la pobreza y contra el hambre, la lucha feminista, la lucha contra la destrucción de la biodiversidad y la lucha por cambiar el sistema político a día de hoy siguen siendo un fracaso.

No solamente no hemos avanzado en las diferentes luchas, que en teoría nuestros gobiernos tienen abiertas, sino que estamos aumentando la velocidad a la que seguimos hundiéndonos en el fracaso.

Por lo tanto Río+20 debe ser un punto de inflexión, un cambio de rumbo. Se debe ejercer un golpe de timón suficientemente firme cómo para que la situación de injusticia social y ambiental sobre la cual se asientan las luchas mencionadas se solucione lo más rápidamente posible.

La lucha contra el hambre: En un artículo anterior titulado “Con la comida si se juega” ha hablé de la especulación alimentaria. Cómo podéis ver en el gráfico el precio de los alimentos se ha disparado en los últimos años, provocando conflictos sociales en multitud de países. Mientras tanto, países cómo España disminuyen su aportación a la ayuda al desarollo.

La línea negra corresponde al Índice de precios de los alimentosde la FAO. En el gráfico podemos observar la correlación entre el precio de los alimentos y los conflictos alimentarios de 2008 y las revueltas árabes del 2012 (New England Complex Systems Institute)
La volatilidad y los elevados precios de los alimentos aumentan la inseguridad alimentaria y la pobreza. La especulación alimentaria es un genocidio en toda regla, la desregulación de los mercados de materias primeras ha provocado el colapso del Tercer Mundo provocando episodios de hambruna inaceptables en pleno siglo XXI.

En la Cumbre de la Tierra debe darse una respuesta rápida y contundente a la pérdida de soberanía alimentaria de los países en desarrollo. Una respuesta que debe ser respetable con el medio ambiente y con las poblaciones de los países receptores.

La lucha contra el cambio climático: El otro gran reto de las próximas décadas es cómo evitar la próxima crisis climática mundial. El capitalismo neoliberal que rige hoy nuestros sistemas productivos debe sustituirse por un sistema que disminuya su consumo de materiales y energía, su generación de residuos y de contaminación hasta el nivel de renovación del planeta.

Es decir, los sistemas económicos deben acoplarse a los ritmos que marque la naturaleza, pues de lo contrario vamos de camino al colapso.

La respuesta implica por lo tanto un cambio de sistema, apostar por el decrecimiento y por el reparto equitativo de los recursos. Cualquier otra solución al cambio climático que no prevea un decrecimiento del consumo es una quimera y debe ser rechazada.

La lucha feminista: Sin duda otro de los grandes lastres de las sociedades contemporáneas. Muy ligada al hambre en los países en desarrollo y también a otro problema muy importante: Las políticas de control de la natalidad.

Deben hacerse políticas activas que eliminen la desigualdad de género en el acceso a los recursos. Las mujeres representan casi la mitad de la población mundial, pero sin embargo representan más del 60% de las personas con hambre en el mundo (ECOSOC, 2007).

Debe asegurarse la igualdad de oportunidades en todos los niveles, pues el feminismo es la única opción válida de cambio social. El cambio de sociedad o es hacia una sociedad feminista o no será (al menos no será para mejor).

La lucha contra la destrucción de la biodiversidad: El patrimonio natural es público y por lo tanto debe defenderse por encima de intereses privados. Aquellas iniciativas que basen la defensa de los recursos en su privatización deben ser rechazadas.

El tiempo ha demostrado que el libre mercado no funciona, que la mano invisible no protege a todos por igual y que detrás de las políticas de mercantilización de los recursos está la voluntad de seguir expoliando el patrimonio natural.

La lucha por los cambios políticos: La lucha por la democratización de los sistemas políticos es clave para conseguir los objetivos ambientales y sociales necesarios para asegurar una vida digna y sostenible a todas las sociedades del mundo.

Es necesario reivindicar la necesidad de que no sólo en Río+20 sino en todas los niveles gubernamentales se dinamicen las políticas sociales y ambientales. Hay que exigir a nuestros políticos que aquéllos poderes fácticos, que no han sido elegidos democráticamente, no deben ejercer ningún tipo de presión en la toma de decisiones.

Deben aparcarse los intereses privados de la esfera política. Aunque, cómo trataré de explicar en los siguientes artículos, Río+20 va camino de convertirse en la cimera donde se instaure el “capitalismo verde”.

Es muy probable (espero equivocarme) que en Junio veamos otra victoria de los lobbys económicos y financieros y, por lo tanto, una derrota del 99% del mundo.

2 comentarios:

  1. Hola!

    Me encantaria compartir o intercambiar enlaces con tu blog. El mio se llama Datos Curiosos de Nuestro Mundo y esta es su direccion: http://dato-curioso.blogspot.com/ si te interesa enviame un mail a esta direccion: c_castell23@yahoo.com

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy interesante.

    Yo también gestiono un blog que se llama PENSAMIENTO Y ENTORNO.

    http://pensamientoyentorno.wordpress.com/

    Sin ninguna duda, y con tu permiso, me gustaría enlazarlo en mi blog.

    ResponderEliminar