sábado, 31 de marzo de 2012

Crítica a la Hora del Planeta

Hoy se celebra la Hora del Planeta, un evento internacional organizado por la ONG Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés World Wildlife Found) la organización conservacionista más grande del mundo.

31 de Marzo del 2012
20:30-21:30
Me gustaría analizar este evento más allá del simbolismo que supone apagar las luces una hora. Lógicamente con este hecho no se busca ahorrar energía sino concienciar sobre la necesidad de actuar contra el cambio climático.

El evento es de sobras conocido (el año pasado ya hablé de él en este artículo), pero hoy me gustaría hacer una crítica sobre su funcionamiento.

La primera crítica es la más superflua. El hecho que desde un grupo ecologista se pida apagar las luces, alimenta el prejuicio de que los ecologistas quieren volver a vivir cómo se vivía hace centenares de años, prácticamente en las cavernas. Se deberían buscar más actividades internacionales que demostrasen que hay formas alternativas de vivir cómodamente sin perjudicar al planeta.

La segunda es más formal. La siguiente imagen la he sacado de la propia portada de la Hora del Planeta y corresponden a los patrocinadores del evento:



¿Curioso no? Las peores empresas del mundo disfrazándose de ecologistas con el beneplácito de las mismas ONG’s. Un lavado de cara en toda regla. Vamos a analizar las empresas más relevantes que aparecen:


Coca-Cola: Sin duda el símbolo por excelencia del capitalismo. De hecho estuvo prohibida en la antigua URSS (donde sólo se consumía Pepsi) Eso sí, es especialista en venderse cómo una marca ejemplar, un ejemplo es su campaña del 2009:



Pero, a pesar de los recursos que la gran multinacional invierte en venderse cómo una marca limpia, verde y social hay constantes denuncias y escándalos tanto por la calidad de sus productos cómo por su incumplimiento de los derechos laborales y ambientales.

Un ejemplo del gran impacto social de Coca-Cola es el hecho de que en 1931 cambiasen el traje de Papa Noel, que hasta entonces había sido de color verde,  al color rojo para adecuarlo al color de su marca.

A nivel ambiental podemos encontrar muchas polémicas relacionadas con el agotamiento de los recursos hídricos. Un gran ejemplo es el sucedido en la Índia, dónde se expulsó a Coca-Cola y Pepsi del país y se prohibió su consumo en algunas ciudades.

Vandana Shiva escribió un artículo titulado “Robar agua, crear sed” dónde explica el caso de la empresa Coca-Cola. Cada fábrica extrae entre 1 y 2 millones de litros diarios de agua, la fabricación de 1 litro de Coca-Cola contamina 10 litros de agua (se han encontrado altos niveles de cadmio y plomo en efluentes de las fábricas). Este excesivo consumo de agua provocó el agotamiento de muchos acuíferos de la zona, afectando a la agricultura local. Además el agua residual devuelta a los ecosistemas estaba contaminada.

En resumen,  en 2003 se informó en el distrito de Plachimada que su agua ya no era potable y el nivel freático había disminuido más de 100 metros. Las mujeres de Plachimada decidieron oponerse a este robo sistemático en defensa del derecho de cada ser humano de disponer de agua limpia y sana.

Por otro lado, todos sabemos que estas bebidas no son sanas para la salud debido a su gran contenido de azúcares añadidos y de fosfatos. En palabras de la propia Vandana Shiva “En democracia prohibir productos o actividades dañinas es la expresión de la libertad y de los derechos de los ciudadanos”.
Podéis encontrar más información en el informe “La transnacional Coca-Cola

INDITEX: Ya hablé en un artículo anterior, llamado “Empresas textiles que fomentan la esclavitud en el mundo”. En resumen, lNDITEX es responsable de prácticas esclavistas en el tercer mundo. Fomentando la esclavitud, la perpetuación de la pobreza, la explotación infantil y la sumisión de la mujer. No cumple ni de lejos la legislación laboral vigente ni en durada de la jornada laboral ni en el salario mínimo obligatorio.

Cemusa: Es una empresa de publicidad. Lógicamente no se rige por criterios ecológicos, pues ha publicitado a empresas cómo la propia Coca-Cola, H&M, Telefonica, Vodafone, Burger King, El Corte Inglés... Eso sí, de tanto en cuanto va “enverdeciendo” su marca con anuncios contra la violencia de género, a favor del reciclaje… (todas ellas pagadas claro, por lo tanto es una empresa sin criterio).

El resto de empresas (PRISA, AMBILAMP…) son de sobras conocidas y ejercen ningún daño directo al medio ambiente.

Con éste artículo quería solamente hacer una reflexión crítica sobre la dificultad de financiarse de forma coherente por parte de los grupos ecologistas. Aun así, creo que es necesario excluir a aquellas empresas que tengan malas prácticas ambientales y/o sociales. El patrocinio de actividades ecológicas debe convertirse en un escaparate para las mejores empresas, no para aquellas que buscan limpiar su imagen. 

2 comentarios:

  1. YO NI LOCO PARTICIPO SE HACE LO MISMO IGUAL YO NO APAGO LAS LUCES DE MI CASA. BASTA YA FUE Y CADA AÑO SE HACE LO MISMO. YO COMO ARGENTINO NO APAGO LAS LUCES DE MI CASA. ABURRE ESTO YA

    ResponderEliminar
  2. YO NO PARTICIPO MAS EN ARGENTINA NADIE VA A APAGAR LAS LUCES BASTA YA

    ResponderEliminar