viernes, 6 de enero de 2012

Queridos Reyes Magos...

Hoy es EL DIA. Aquél que debería ser el mejor día del año para todos los niños del mundo (…cristianizado). Todos sabemos que no va a ser así, que este año también los Reyes van a olvidarse de muchos niños, que aunque se han portado bien, simplemente no cuentan.

Justo antes de navidad, leí la siguiente noticia “UNICEF confirma que Cuba es el único país del mundo sin desnutrición infantil. Para el 2015 eliminarán la pobreza”. Inmediatamente pensé: “Otra vez Cuba”. Era la misma Cuba por la que hacía unos meses había escrito un artículo titulado “Desarrollo sostenible, el paradigma de Cuba”, en el que explicaba que, según la ONG WWF, Cuba era el único país del mundo que estaba dentro del desarrollo sostenible.

También me vino a la cabeza una cita de un poeta de la Generación del 27 conocido cómo León Felipe que decía así:

En un mundo injusto el que clama por la justicia es tomado por loco”

Si en Cuba han podido, ¿Porqué no aquí? En una Europa que alardea de ser la cuna de la cultura occidental, de ser sin duda la zona del mundo que mejor representa el llamado bienestar social.

Un bienestar social basado en subsidios de desempleo, en una sanidad gratuita (palabra que poco a poco intentan hacer cambiar por otra: accesible), en una educación universal y en unas pensiones mínimas garantizadas.

Pero no basado en la igualdad. En la igualdad de géneros, razas… en definitiva en la igualdad de oportunidades. En la Declaración Universal de Derechos Humanos consta que:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”

Aunque cómo dijo una vez Abraham Lincoln:

“Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son”

Es una verdad tan evidente, que es irritante. El sistema constantemente diferencia a la población de mil formas distintas, a cada cual más absurda: país de origen, diferencias de género, raza o religión, partido político, equipo de futbol, forma de vestir, tendencia sexual…y un largo etcétera. 

Por todas ellas ha muerto alguien en una lucha desenfrenada de imponer un criterio de igualdad eliminando lo diferente.

Mucho más cruel es aquella desigualdad que afecta directamente a la infancia, pues es probablemente la única etapa donde somos capaces de convivir en igualdad. Si en la infancia se perpetuán las diferencias, de adultos ya será muy difícil desarraigarlas. Ya lo dijo Pitágoras:

“Educar bien a los niños y no será necesario castigar a los hombres”

Si no creamos un sistema que parta de la igualdad, nunca seremos felices cómo sociedad, pues siempre habrá diferencias. Siempre habrá gente que tenga más de lo que merece a costa de que otros muchos no tengan suficiente.

Hoy no funciona ni la democracia cómo instrumento de igualdad pues está claramente dominado por fuerzas no democráticas, perpetuando institucionalmente la desigualdad.

Hoy, que es el día en que todos los niños deben ser igual de felices, deberíamos recordarles a los Reyes Magos una cita de Honoré de Balzac que decía:

“La igualdad tal vez sea un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirla en hecho”

Y pedirles que repartan igualdad, ya que parece que los seres humanos no somos capaces.

1 comentario:

  1. Ojala los reyes magos hagan realidad un deseo que debería ser el de todos.
    Salu2.

    http://lablogoteca.20minutos.es/lo-que-me-toca-los-cojones-21/0/

    ResponderEliminar