viernes, 14 de octubre de 2011

Opinión sobre AcampadaBCN (8): Etiqueta ecológica

El de hoy, es el octavo artículo de opinión sobre las propuestas formuladas por la comisión de medio ambiente de la Acampada de Barcelona. Trata sobre la necesidad de incorporar un sistema de etiquetado que refleje el impacto ecológico que tiene la fabricación de los diferentes productos que consumimos.


8) Exigimos la obligación de un etiquetado de todo producto de consumo que incorpore su “huella ecológica”, el consumo energético, las emisiones de CO2 y otros contaminantes, los criterios de sostenibilidad y proximidad seguidos en su producción y distribución.

Ya hace años que se ha puesto de moda etiquetar las ventajas que tiene un cierto producto para la salud. Hoy en día vamos al supermercado y muchos productos incorporan etiquetas cómo “light”, “0% de azúcar”, “sin grasa” y un largo etcétera.

Otros productos buscan su éxito a través del caché obtenido por sus campañas de marketing, pues cómo todos sabemos, un buena campaña publicitaria es capaz de vender cualquier cosa.
En cambio, no está de moda poner las ventajas que tiene para el planeta consumir un producto (y claro está, mucho menos las desventajas). A parte de las etiquetas de los sprays “sin CFC”, poca cosa más vemos a nivel de “marketing ambiental”.

Personalmente creo a que esto es debido a que, si de repente, grandes marcas empezaran a hacer campañas de sus mejoras ambientales, esto podría desencadenar en una competición que acabaría haciendo aumentar los costes.

Por ejemplo, si mañana sale “Coca-Cola” con una intensa campaña sobre su nuevo refresco “0% CO2” y por casualidad tuviese éxito empujaría a la competencia a hacer mejoras al respecto, la cual cosa desencadenaría en una competición para ver cuál de las dos es más respetuosa con el medio ambiente. En cambio, es mucho más sencillo que ninguna de las dos hable del tema y sigan con sus anchos márgenes de beneficio.

Y, ¿Cuál es la solución? Pues probablemente la de siempre, obligar a las empresas a detallar el impacto social y ambiental de todas sus actividades y a poder ser, que sea de forma muy sencilla para que todo el mundo la entienda. Resumiendo, que pongan una etiqueta que incorpore su huella ecológica y su eficiencia en el uso de energía, agua, recursos naturales y a poder ser también un índice que refleje el trato que reciben sus trabajadores.

Es importante que el cliente sepa no solamente lo que consume, sino las consecuencias que conlleva. Basta ya de taparse los ojos y de no querer saber quiénes son los responsables de la destrucción de nuestros ecosistemas o de la explotación laboral que sufren en algunos países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario