lunes, 3 de octubre de 2011

Desgaste sin precedentes del ozono sobre el Ártico (ECOticias.com)

Un estudio dirigido por la NASA ha documentado una disminución sin precedentes de la capa de ozono protectora de la Tierra sobre el invierno y la primavera ártica pasados, causada por un período inusualmente prolongado de temperaturas extremadamente bajas en la estratosfera.

El estudio, publicado en línea en la revista Nature, encuentra que la cantidad de ozono destruido en el Ártico en 2011 fue comparable a la observada en algunos años en la Antártida, donde un agujero en la  capa de ozono se ha formado cada primavera desde a mediados de 1980. La capa de ozono de la estratosfera, que se extiende desde unos 15 a 35 kilómetros por encima de la superficie, protege la vida en la Tierra de los rayos solares ultravioleta.

El agujero de ozono antártico se forma cuando las condiciones de frío extremo, muy común en la estratosfera en invierno antártico, desencadenan reacciones que convierten el cloro en la atmósfera de las sustancias químicas producidas por el hombre en formas que destruyen el ozono. Los mismos procesos de pérdida de la capa de ozono ocurren cada invierno en el Ártico. Sin embargo, las condiciones estratosféricas generalmente más calientes limitan la zona afectada y el plazo durante el cual las reacciones químicas se producen, lo que resulta en una pérdida de capa de ozono mucho menor la mayoría de los años en el Ártico que en la Antártida.

Para investigar la pérdida de ozono en el Ártico de 2011, científicos de 19 instituciones de nueve países (Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Canadá, Rusia, Finlandia, Dinamarca, Japón y España) ha analizado un amplio conjunto de medidas. Entre ellos observaciones globales diarias de gases y nubes realizadas desde los satélites de la NASA Aura y CALIPSO, asi como por globos, datos meteorológicos y modelos atmosféricos. Los científicos encontraron que en determinadas altitudes el período frío en el Ártico duró más de 30 días más en 2011 que en cualquier otro invierno ártico anterior ya examinado, lo que condujo a una pérdida de ozono sin precedentes. Se necesitan más estudios para determinar los factores que hicieron que el período de frío durase tanto tiempo.

La pérdida de ozono en el Ártico de 2011 se produjo en un área mucho más pequeña que la de los agujeros de ozono de la Antártida. Esto es debido a que el vórtice polar ártico fue de un 40 por ciento más pequeño que un típico vórtice antártico. Aunque más pequeño y de menor duración que su homólogo de la Antártida, el vórtice polar ártico es más móvil, y a menudo se mueve sobre regiones densamente pobladas del norte. La disminución en la capa de ozono aumenta la radiación ultravioleta en la superficie, lo que tiene efectos adversos en los seres humanos y otras formas de vida.

Aunque la cantidad total de ozono en el Ártico medida es mucho más del doble de la que se observa típicamente en una primavera de la Antártida, la cantidad destruida fue comparable a la de algunos agujeros de ozono antártico. Esto se debe a los niveles de ozono en el comienzo del invierno del Ártico son mucho mayores que en el comienzo del invierno antártico.

Gloria Manney, investigadora del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y científica principal de esta investigación dijo que sin el Protocolo de Montreal de 1989, un tratado internacional que limita la producción de sustancias que agotan la capa de ozono, los niveles de cloro ya serían tan altos que un agujero de ozono se formaría cada primavera en el Ártico. La larga vida de las sustancias químicas que agotan la capa de ozono y que ya se acumulan en la atmósfera significa que los agujeros de ozono de la Antártida, y la posibilidad de una futura pérdida severa de la capa de ozono del Ártico, continuarán durante décadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario