martes, 10 de mayo de 2011

Opinión: Desarrollo sostenible, el paradigma de Cuba

Si hay un país atípico en el mundo, ése es Cuba. Por muchas razones, pero sobre todo por su sistema económico y su forma de entender la política. Pero en el post de hoy no voy a hablar mucho de su sistema político, si no que me quiero centrar en un aspecto más relacionado con el medio ambiente. Cuba es a día de hoy el único país en el mundo que tiene un desarrollo sostenible. Al menos eso refleja la WWF (Fondo Mundial de la Naturaleza) que hace unos años hizo un estudio relacionando la huella ecológica de cada país con su Índice de Desarrollo Humano. 


Para los que no sepáis que son éstos índices os hago una pequeña explicación:

Huella ecológica: Es el área de de territorio ecológicamente productivo (campos, pastos, cultivos, bosques…) necesarios para producir los recursos necesarios y asimilar los residuos producidos por una población.

Índice de Desarrollo Humano (IDH): Es un indicador desarrollado por las Naciones Unidas que intenta reflejar el nivel de desarrollo de un país. Se basa en tres indicadores:
  1. Esperanza de vida al nacer (una vida larga, refleja en muchos casos una vida saludable)
  2. Nivel de educación (estimado a partir de la tasa de alfabetización en adultos, la tasa de escolarización en la educación primaria y secundaria y los años de duración de la educación obligatoria).
  3. Nivel de vida digno: Basado en la renta per cápita.

Lo ideal sería que la huella ecológica de todo el planeta en general fuese igual a la superficie productiva total de la tierra. Eso querría decir que sólo necesitamos un planeta para vivir y por lo tanto que hacemos un consumo sostenible de los recursos que éste nos ofrece.

En cuanto al IDH se estima que lo ideal es que esté por encima del 0,8. Hay que tener en cuenta que el desarrollo humano es un factor clave a la hora de considerar la relación entre el hombre y el medio ambiente. La calidad de vida tanto de la sociedad cómo de los ecosistemas es un factor clave para el futuro.

Por un lado, no podemos obviar la necesidad de que la sociedad debe cambiar su relación con el ambiente. Debemos aprender a considerar suficientes los recursos de los que disponemos y a utilizarlos de forma racional y sostenible. Pero también debemos aprender a utilizarlos de forma equitativa, el balance global en este caso no sirve. No sirve decir, de media nadie pasa hambre, si en realidad una gran parte del mundo pasa hambre y la otra come en exceso. Por eso es importante considerar el desarrollo humano y la calidad de vida cómo un factor clave.

Si miramos el gráfico, nos damos cuenta que únicamente Cuba tiene un IDH superior a 0,8 y una huella ecológica inferior a 1, por lo tanto es el único país del mundo que se desarrolla de forma sostenible tanto ambientalmente cómo socialmente, al menos a priori. Y digo a priori porque Cuba es un país que desde un punto de vista político tiene un sistema cuestionable.

No me gusta mucho hablar de política en el blog pero en éste caso es inevitable hacerlo. ¿Es casual que Cuba sea el único país del mundo sostenible? Probablemente no, sobre Cuba pesan muchas circunstancias atípicas que han hecho de él un país diferente.  Un factor clave sin duda ha sido el bloqueo comercial, económico y financiero sufrido por parte de los Estados Unidos. Dicho bloqueo tiene un objetivo claro, producir el hambre, la desesperación y el derrocamiento del régimen Cubano y cuenta con la voluntad de las Naciones Unidas de mirar hacia otro lado. Pues bien, en éste caso, las adversidades han hecho más fuertes al país. Cuba es un Estado Socialista y cómo tal basa su sistema económico en el corporativismo y en la propiedad del Estado de los recursos naturales. Éste hecho marca una diferencia de base con los sistemas capitalistas y es que los sistemas de producción están administrados por el gobierno (entre el 75% y el 90%).

Una de las consecuencias de el bloqueo es que Cuba tiene un bajo consumo energético. Un caso claro es el de la agricultura, tradicionalmente basada en un gran consumo de pesticidas, plaguicidas y maquinaria. Pero al caer la URSS, el mayor socio de Cuba, el bloqueo de USA imposibilitó la importación de combustibles, y productos químicos. La obligación marcó el inicio de la agricultura ecológica de Cuba, basada en métodos orgánicos y tradicionales. Hoy en día esta necesidad se ha ido transformando en una cultura ecológica y sensibilizada con el medio ambiente. Rápidamente proliferaron huertos urbanos y otros pequeños espacios que ayudaron a la población a salir del paso en los duros momentos del Bloqueo.

Otro punto a destacar es que al ser una producción local muchas veces no hay intermediarios y eso posibilita que los precios de los vegetales sean asequibles para la población, muy importante para poder mantener una dieta saludable.

Lo que quería destacar en este artículo, es que el desarrollo económico no puede ir desvinculado del desarrollo social y de la sostenibilidad ambiental. Si nos fijamos en el gráfico, los países más ricos y con mejores condiciones sociales, tienen unos niveles de insostenibilidad ambiental inadmisibles. Por otro lado, los países que presentar un  bajo impacto ambiental tienen unos niveles de bienestar humano inadmisibles en pleno siglo XXI. De poco sirve luchar contra el medio ambiente si no conseguimos un sistema más equitativo. Lo realmente importante es encontrar la forma de ayudar a los países en desarrollo a crecer de forma sostenible y que los países desarrollados sean capaces de invertir esfuerzos para disminuir su insostenibilidad sin que esto provoque desigualdades sociales.

Es un camino complicado y probablemente vamos con algo de retraso, pero no hay que dejarse llevar por los discursos pesimistas. Hay mucho por hacer, pero las oportunidades son muchas y los beneficios también. Hay que evitar discursos cómo “No hay suficientes recursos cómo para que todos seamos ricos” y otros tópicos por el estilo. La sociedad humana ha provocado muchos de los males del planeta pero también tiene en su mano la posibilidad de cambiar el rumbo hacia tiempos mejores. Personalmente no sé decir si lo ideal sería vivir en una sociedad capitalista o en una comunista, hay muchos pros y contras en ambos casos. Cuba tiene muchos defectos, como por ejemplo la censura y la falta de libertades individuales, pero también ha conseguido implantar unos estilos de vida muy valiosos y que pueden y deben ser tomadas cómo ejemplo por las sociedades occidentales. Los sistemas capitalistas pueden funcionar e incluso hacerlo de forma equitativa siempre y cuando logremos que parte de la sociedad frene sus ansias de crecimiento para permitir que el Estado redistribuya parte de la riqueza a las clases más bajas.

El crecimiento económico no lo es todo, de hecho en las épocas de gran crecimiento (colonialismo, revolución industrial o incluso el reciente boom del ladrillo entre otros) han disminuido las condiciones sociales (esclavitud, jornadas laborales desproporcionadas, inmigración trabajando con sueldos mínimos…). Hay que superar estas ansias de crecer a toda costa, pues el tiempo ha acabado demostrando que si el crecimiento no es sostenible desde la base, tarde o temprano todo se desmorona. En gran parte éstas crisis económicas que estamos viviendo en todo el mundo se basan en el crecimiento económico desestructurado y en una mala relación entre actividad económica y medio ambiente (uso excesivo de recursos naturales, combustibles fósiles...).     

3 comentarios:

  1. A mí también me gusta el modelo cubano, con cada persona con su propio y PRIVADO generador eléctrico. Y ese petróleo venezolano casi regalado ni digamos.

    Me pregunto cuántas entradas del blog podrías haber escrito de estar en Cuba, hmmm...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lógicamente el sistema Cubano tiene carencias. Este artículo no es una defensa del sistema Cubano, simplemente pongo de manifiesto un hecho: es el único país del mundo que cumple con los mínimos sociales y ambientales.

      ¿Eso quiere decir que hay que copiarlo? No, pero que hay que aprender muchas cosas de él si.

      ¿Puede todo el planeta vivir con el nivel de vida de Alemania, USA o España? No. ¿Con el de Cuba? Si

      Eliminar
  2. esta muy bueno el articulo los felicito

    ResponderEliminar