jueves, 5 de mayo de 2011

La luciérnaga fundida

Que la sociedad se conciencie de la necesidad de cambiar nuestra forma de vivir es un factor clave para conseguir que se consiga un cambio real. Un aspecto crucial es la educación ambiental, tanto la que se hace (o debería hacerse) en las escuelas cómo la relacionada con campañas publicitarias y actividades por el estilo. Aquí es donde entran las iniciativas cómo las de La luciérnaga fundida, un festival de micro-cortos relacionados con el medio ambiente. Este año dedican el festival a la eficiencia energética.


Estas campañas pueden parecer bastante banales a primera vista, pero hay que tener en cuenta que todo suma y que desde cualquier ámbito se puede aportar ideas o proyectos que ayuden de una forma más directa o indirecta al medio ambiente. Por otro lado, los cortos son un formato audiovisual muy intenso y muy rápido de ver, por lo tanto puede llegar a un gran público que quizás no tiene el tiempo o el interés necesario cómo para consumir otros formatos  más tediosos. Ya sabéis que dicen, ¡una imagen vale más que mil palabras!

Os dejo dos de los cortos que se han presentado en el festival, podéis ver el resto aquí: 





No hay comentarios:

Publicar un comentario