sábado, 23 de abril de 2011

Greenpeace denuncia que el 80% del vertido de BP no ha sido recogido

Probablemente el vertido de BP ha sido el desastre ecológico más importante de la historia y uno de los peores gestionados políticamente. En éste caso, la responsabilidad política recae sobre la administración de Barack Obama.
No hay que confundir éste suceso con el de otros vertidos cómo los sucedidos en el caso de el Prestige o el Exxon Valdez, ya que en este caso el vertido fue debido a una fuga en una plataforma petrolífera y no en un barco (que tiene muchísimo menos petróleo almacenado). Por lo tanto el vertido fue inmensamente mayor en el Golfo de México que el sucedido en Galicia.
Hace unos días salió un informe de Greenpeace que denuncia que los cálculos hechos públicos por BP son falsos. La compañía petrolera afirmaba que se vertieron 1.000 barriles de petróleo al día, mientras que el documento de Greenpeace* (cita diversos estudios independientes) concluye afirmando que se derramaron unos 62.000 barriles diarios. En total afirman que se vertieron unos 4,9 millones de barriles de crudo y que un año después, el 80% no ha sido recogido.

Pero, ¿cuánto ocupan 4,9 millones de barriles de petróleo? Pues para que os hagáis una idea, podéis utilizar la aplicación "If it were my home" que nos permite superponer la mancha sobre cualquier punto del mapa. En la imagen la hemos puesto sobre Cataluña y se puede observar que la extensión de el vertido es más que considerable.

Las consecuencias ecológicas del vertido han sido muchísimas, aunque aun hay muchas incógnitas sobre como reaccionará  el ecosistema a un impacto de tanta magnitud.

Sólo directamente murieron más de 6.000 aves, 600 tortugas, casi 200 delfines y el 20% de los atunes. Pero las muertes directas no son el aspecto que más preocupa a los científicos. Hay que tener en cuenta que han entrado en la cadena alimentaria una gran cantidad de productos tóxicos. Éste hecho traerá problemas a nivel de ecosistema durante muchos años seguramente y además supone un peligro para la salud de los consumidores. Hay científicos que afirman que en los fondos oceánicos el daño ha sido muy superior y apuntan a que el numero de animales muertos es 50 veces superior.

En lo que se refiere a la salud de las personas, el 75% de los habitantes de poblaciones costeras han sufrido problemas de salud (irritaciones, tos...) típicos de la exposición a productos tóxicos. Además, la gran mayoría de los afectados aun no han sido indemnizados por la compañía (que según la normativa estadounidense tiene la responsabilidad de asumir los costes del vertido).

Probablemente, si hay algo bueno en éstos errores, es la lección que se aprende de ellos, aunque parece que éste no será el caso. El gobierno de Estados Unidos está intentado pasar lo máximo posible por alto esta catástrofe, debido seguramente a la importancia de la empresa. De hecho, desde el vertido,  no se ha aprobado ninguna nueva normativa para corregir los errores cometidos en la extracción de crudo. Por lo tanto, legalmente se pueden volver a cometer los mismos errores que en la plataforma de BP.


Éste es uno de los grandes problemas de la administración americana, que en muchos casos se ve incapaz de controlar a las grandes multinacionales debido a sus políticas de no intervención que están muy arraigadas en el sistema político de Estados Unidos.


*Deepwater Horizon un año después (disponible en pdf)

No hay comentarios:

Publicar un comentario