sábado, 16 de abril de 2011

Desastre en Japón (IV): El segundo accidente nuclear de grado 7 de la historia

Hacía ya muchos días que no hablábamos de todo lo sucedido en Japón a consecuencia del tsunami. Básicamente ha sido para no centrar tantos posts en un sólo tema y porque queríamos dejar pasar un poco los acontecimientos para ver cómo evoluciona la situación.
Ya no está tan presente en los medios de comunicación, pero el problema sigue estando ahí. De momento, se calcula que hay 12.554 muertos y 15.077 desaparecidos. Hay que sumarle los 160.000 refugiados por todo el país, muchos de ellos procedentes de los 30km de exclusión.

Uno de los problemas ecológicos más importantes del suceso, ha sido el vertido de agua radioactiva al mar próximo a la central. Se ha llegado a alcanzar una radiación 7,5 millones de veces superior a lo permitido por ley. Actualmente las fugas ya han sido selladas, pero el daño ya está hecho. Las consecuencias de éste suceso tecnológicamente hablando van a ser muy importantes. Hay que tener en cuenta que la radiación nuclear es tóxica y cancerígena, por lo tanto la afectación a los diferentes tipos de vida animal pueden ser devastadoras. También hay que destacar que la afectación a las poblaciones de pescado u otras especies comerciales van a tener graves repercusiones económicas en la zona, y más en un país cómo Japón que tiene un consumo de pescado bastante alto.

A parte de estos vertidos accidentales, hay que tener en cuenta que la empresa de la central (TEPCO), ha vertido casi 4.000 toneladas de agua radioactiva de baja radiación (está previsto que se verterán 11.500 toneladas). Estos vertidos se hacen para liberar espacio y poder almacenar agua con unos niveles mucho más altos de contaminación.

Por otro lado, desde el día 12 de abril, el accidente ya es de grado 7 sobre 7, equiparándose con el accidente sucedido en Chernóbil. Hay que destacar, que aunque los dos accidentes tiene  el mismo nivel, son muy distintos entre sí. Se cree que hasta la fecha, la radiación emitida por la central de Fukushima es aproximadamente el 10% de la emitida en la central soviética. Según informó la OMS, más allá de la zona de 30km de exclusión, el riesgo para la salud es bajo. Aun así, hay que extremar las medidas de seguridad y el seguimiento de la radiación en alimentos, agua y aire para evitar intoxicaciones de la población. Cabe destacar, que pueden pasar 2 o 3 meses hasta que la situación en la central se estabilice y por lo tanto hay que esperar a ver cómo evolucionan los hechos para poder hacer un balance de lo sucedido y establecer el riesgo resultante para la población.


Artículos relacionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario