martes, 8 de marzo de 2011

Negacionismo del cambio climático

Se utiliza en termino negacionista a aquellas personas que discuten la gravedad del cambio climático y sobretodo la responsabilidad de la especie humana en el incremento de la temperatura. Básicamente esta ideología considera que el cambio climático actual forma parte de las oscilaciones naturales del clima que han habido a lo largo de la historia.

Por lo tanto, los negacionistas consideran un derroche de dinero invertir en políticas relacionadas con combatir el cambio climático. Esto, para los defensores de la existencia del calentamiento global, es un gran problema. Porque es muy fácil hacer discursos que calen en la sociedad, sobre todo si hacen referencia al gasto de dinero público. No hace falta recordar la situación económica actual que provoca que el argumento del ahorro económico sea un gran pilar para construir sobre él un discurso que en ocasiones puede ser considerado cómo pura demagogia.

Hay que decir que la teoría del cambio climático es una teoría, y que cómo tal, tiene margen de error. Pero hoy en día goza de un gran consenso en la comunidad científica internacional (un 97% de los climatólogos considera cierta la teoría) , por lo tanto se considera un hecho "demostrado". Hay que matizar que, todo y que la existencia del calentamiento global por causas antrópicas está globalmente aceptado, las mayores discrepancias se centran básicamente en predecir cómo será la evolución del mismo en un futuro. Hay diferentes modelos que intentan predecir cómo evolucionará la temperatura a lo largo de este siglo, o cómo evolucionará el deshielo de los polos... y algunos son más catastrofistas que otros. Pero la idea básica del calentamiento global está muy ampliamente aceptada.

Pero, no todos parecen estar de acuerdo con ésta teoría. Los negacionistas (o escépticos) argumentan que el calentamiento global está causado principalmente por causas naturales. Algunas de los causantes del aumento de temperatura serían cambios en la intensidad de radiación solar, o cambios en los corrientes oceánicos. Algunos científicos argumentan que la contribución de los humanos al cambio es insignificante respecto a las causas naturales.

Entre estas opiniones destacan las de científicos como William M. Gray, que declaro que:

"Yo soy de la opinión de que el calentamiento global es uno de los mayores engaños jamás perpetrado contra el pueblo estadounidense.





Situación en Estados Unidos

Cabe destacar, que opiniones como las de William Gray tienen mucho calado en países como Estados Unidos, donde una parte de la población es bastante escéptica con las teorías científicas en general, ya que están en contraposición con las teorías creacionistas. De hecho se calcula que un 41% de la población no cree en el cambio climático (cabe destacar que este porcentaje es del 62% entre los votantes del partido Republicano). Por lo tanto, estas declaraciones nunca caen en saco roto.

En conclusión, hay una corriente de pensamiento que defiende que el cambio climático es por causas naturales, o por causas desconocidas y que por lo tanto no está justificado la tremenda inversión necesaria para combatirlo, y estos argumentos han encontrado una gran acogida en el Partido Republicano. El hecho de que una parte de la comunidad política americana se muestre escéptica es un grave problema para el resto del mundo, ya que la actuación de un gran país como Estados Unidos marcará en gran parte el éxito o el fracaso de la lucha contra el calentamiento global.

El Partido Republicano de Estados Unidos se ha declarado abiertamente negacionista lo que impide que muchas de las políticas ambientales promovidas por el gobierno demócrata  reciban el apoyo necesario para ser aprobadas. De hecho, no solamente bloquean algunas de las propuestas, sino que además proponen medidas como la reducción de casi un 20% del presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), o recortar el presupuesto de la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Hay que tener en cuenta, que en Estados Unidos existen unos grandes grupos de presión (lobbys) que engloban industrias petroleras, energéticas o automovilísticas entre otras, que tendrían grandes costes económicos si se aplicaran políticas ambientales eficientes. Estos grupos de presión tienen una gran influencia en los partidos políticos, a los que financian, y por lo tanto marcan en gran parte el camino político a seguir.

Situación en España

Václav Klaus y José María Aznar
En España la situación es mejor pero no mucho. La sociedad española es más crítica con las posturas negacionistas y eso dificulta que haya partidos que se declaren abiertamente contrarios a las políticas ambientales. Pero aun así, hay algunos políticos importantes que se muestran abiertamente escépticos. Entre ellos, podemos destacar a Mariano Rajoy (PP) que hace unos años aseguró que no se podía predecir el tiempo que hará de aquí 300 años, ya que no se podía predecir ni el tiempo que haría mañana en Sevilla. Otro claro ejemplo, quizás el más claro es el caso de el ex presidente José María Aznar, el cual se ha postulado cómo una de las caras más populares a nivel mundial del negacionismo. Entre sus declaraciones, cabe destacar en la que argumentó que “vamos a despilfarrar millones de euros en resolver un problema que quizás sí, o quizás no, tengan nuestros tataranietos”.

Conclusiones

En España, hay dos ventajas claras. Una sería que estas opiniones están menos aceptadas socialmente y políticamente. Por otro lado, la importancia de España en el global de la lucha contra el cambio climático es baja, y por lo tanto el mundo no depende de lo que haga o deje de hacer el presidente de turno. Estos argumentos no son aplicables en el caso de Estados Unidos, ya que tiene un papel vital en la lucha contra el calentamiento.

El otro punto a destacar, es que hay que tener en cuenta todos los argumentos científicos que haya sobre una misma teoría. Pero si existe un riesgo de que las consecuencias sean catastróficas, hay que considerar la posibilidad de ser cautos y asumir ese riesgo aunque no esté demostrado totalmente. La precaución tiene que ser un argumento básico cuando se habla de problemas que pueden afectar a la totalidad del planeta.

Por último, hay que destacar que no todas las opiniones tienen el mismo valor. Por lo tanto, opiniones esgrimidas por políticos o por otros personajes públicos, pueden tener una gran repercusión pública, pero hay que ser críticos a la hora de escucharlas ya que no provienen de expertos en la materia.

2 comentarios:

  1. Y si tan cierto es, ¿por qué han tenido que falsificar datos y recurrir a engaños?

    La verdad es que es algo muy necesario, de otro modo no podrían justificar tantos cargos públicos, costosísimos informes que siempre repiten lo mismo y sobre todo sus charlas regadas de caviar y champán. No sabía yo que la doce vita de la izquierda de la pasta fuese tan ecológica. Sostenible sí que es, gracias a saquearnos los bolsillos a los contribuyentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La izquierda tradicional siempre ha sido escéptica con el ecologismo (tanto la socialdemocracia como el comunismo) es ahora cuando algunos sectores de la izquierda están defendiendo el decrecimiento y el ecologismo como razón necesaria para superar el capitalismo.

      Supongo que lo de falsificar datos lo dices por el escándalo del IPCC, el cual yo no voy a defender porque me parece un error lo que se hizo. Aun así, decir que con o sin ese informe el cambio climático debido al aumento del CO2 atmosférico es un hecho científico probado, revisado y publicado por las revistas científicas más importantes del mundo.

      Eliminar