sábado, 19 de marzo de 2011

Desastre en Japón (III): La situación empieza a estabilizarse

Parece que lentamente el temor de una catástrofe nuclear se va calmando. En el artículo anterior, mencionamos la actuación de los Fukushima 180, la cual queremos destacar y explicar en el inicio de este artículo. También queremos destacar cuales han sido las reacciones políticas más destacadas en Europa y en nuestro país.


¿Qué son los Fukushima 180?

Poca cosa ha desvelado el gobierno de Japón sobre la identidad de los 180 hombres que permanecen dentro de la central. Sólo se sabe que en su mayoría son antiguos trabajadores jubilados, o con edades próximas a la jubilación, que se ofrecieron a la empresa cómo voluntarios para ayudar en todo lo posible. Se han escogido a hombres de avanzada edad, porque así se reduce la posibilidad de que se vean afectados por cánceres derivados de la exposición a la radiación. Éstas enfermedades suelen expresarse a medio plazo, y por lo tanto al tener menos años de vida por delante, tienen menos posibilidades de desarrollar enfermedades en vida.

Cabe destacar, que han sido ellos los que se han ofrecido a la empresa (TEPCO) de forma voluntaria, aun sabiendo que se expondrían a grandes niveles de radiación. De hecho, a día de hoy, se ha anunciado el fallecimiento de 5 operarios de la central y se calcula que hay 22 heridos de diversa gravedad. Parece ser, que para evitar estar expuestos de forma continuada a la radiación, trabajan en grupos de 50, relevándose de forma continuada.

Por lo tanto, hay que destacar que si al final todo acaba bien, será en gran parte gracias a la actuación de éstos voluntarios, que son expertos en materia nuclear, y por lo tanto saben perfectamente a lo que se exponen. Incluso el gobierno Japonés, muy crítico con la gestión de la empresa TEPCO, ha resaltado su actuación, la cuál es admirada por la sociedad japonesa. 

Situación actual

Todo apunta a que la situación en los reactores nucleares empieza a estabilizarse. En el reactor 3 (el más tóxico, ya que a parte de Uranio contiene también Plutonio), se han bombeado durante horas grandes cantidades de agua para enfriar el reactor.

La situación en los reactores 5 y 6 se considera que ya es estable. Se están refrigerando con la electricidad producida por unos generadores diesel. Por otro lado, se está trabajando para reparar el subministro eléctrico en los reactores 1 y 2 con el objetivo de poner en marcha los sistemas de refrigeración. 

Aunque la situación es impredecible, todo parece apuntar a que se ha conseguido evitar una terrible catástrofe nuclear. Pero hay que tomarse éste suceso cómo un claro aviso. La actividad humana tiene sus riesgos, y son riesgos que hay que prevenir e intentar minimizar en todo lo posible.

Reacciones políticas

En éste momento, es realmente muy fácil apuntarse al bando anti-nuclear. Un claro ejemplo lo ha dado Angela Merkel. En el año 2000, se aprobó en Alemania una ley que establecía el cierre de todas las centrales nucleares antes del 2020. Pero al llegar al gobierno Angela Merkel se anuló dicha ley, alargando así la vida de las centrales nucleares en el país. Pero eso es agua pasada, con las elecciones a la vuelta de la esquina, cualquier cosa vale con tal de ganar votos. No ha hecho falta esperar mucho para que Merkel anunciara el cierre de 7 de las 17 centrales nucleares de Alemania y la suspensión de la prolongación de la vida de las centrales, aprobada por su propio partido.  La sociedad Alemana es en su mayoría anti-nuclear (el 71% de la sociedad ve correcto que se abandone la energía nuclear, según datos del Infraest Dimap) y esta vez si que ha sido escuchada. Pero hay que intentar tomar las decisiones en frío, porque al fin y al cabo, cuesta creer que en unos días se pueda cambiar tan radicalmente de opinión. Pero un voto es un voto, y está claro que no se puede dejar escapar la situación para hacer populismo.

Lógicamente hay que aprender de los errores, pero no se puede hacer política de una forma tan errática, poniéndose siempre bajo la sombra del árbol que más cobija. En España, de momento, no se ha oído hablar de que el gobierno de marcha a tras en su política nuclear. Seguramente no es el momento. Hay que tener en cuenta que el PSOE no hace mucho aprobó una enmienda para alargar la vida útil de las centrales nucleares (de hecho, éste fue el tema del primer artículo del blog) y que por su parte, tanto el PP como CIU y el PNV votaron a favor de la ley. Por tanto, no hay debate. Lo preocupante, no es que no haya debate, lo que preocupa es que no haya reflexión. De todos los errores se aprende, y quizás ahora no es momento de tomar decisiones, pero no estaría mal que se reabriera de una forma clara y profunda el debate nuclear entre los políticos y en general, en la sociedad española. 


Artículos relacionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario